Cepillado y grosores madera

Esto es una cosa que explico bastante a menudo a mis clientes, así que he pensado en hacer un post, con imágenes para que quede más claro.

La madera maciza, se compra en “palos”,o tablones, en bruto. Los largos varían, los anchos varían, pero los grosores son estándar en la industria. Estos grosores son 27, 38, 52, 76, 105mm. Pero esto no quiere decir que si te hago una mesa con madera de 38, la mesa vaya a tener 38mm de grosor. ¿Por qué?

El árbol del que proviene la madera se corta en tablones, de estos grosores mencionados. Después se seca, ya sea al natural o en secadero, y una vez seca, yo la compro. Cuando llega a mis manos, presenta dos problemas. El primero es que pincha, tiene astillas, marcas de la sierra que lo cortó, y está áspero e impresentable en general.

El segundo problema es que en mayor o menor medida, está torcido. Si lo apoyas en una superficie plana, cojea. Aquí podéis ver lo que miramos los ebanistas cuando cerramos un ojo y miramos a lo largo un palo, para ver cómo de torcido está y en qué sentido.

Entonces, ¿Qué hacemos? Hay una máquina que se llama cepilladora, o labra, si eres un carpintero de antaño. La máquina consiste en dos mesas, lo más largas posibles, lo más macizas posibles, y perfectamente paralelas entre sí.

Entre estas dos mesas hay un eje, con cuchillas. Normalmente son cuchillas rectas, a lo largo del eje, pero en la mía son cuchillas de cuatro posiciones, dispuestas en espiral. Explicar el motivo sería alargar esto, pero digamos que mola. Ojo con meter ahí la mano, la manga del jersey o el cordón de la sudadera…

Ahora qué pasa. La mesa izquierda y el eje lleno de cuchillas están perfectamente alineados; a la misma altura. La mesa de la derecha sin embargo, está paralela, pero no en el mismo plano, sino que sube y baja. Entonces, si yo pongo la mesa de entrada 2mm más baja, deslizo por ella un palo hasta llegar al eje, como el eje está 2mm más alto, se comerá 2mm de madera, y el palo saldrá deslizando por la mesa de salida, 2mm más fino.

Aquí vemos el palo, la mitad ya ha pasado por el eje y está en la mesa de la salida, si os fijáis veis la curva del eje en la madera donde va comiendo. Si os fijáis más, veréis que debería echarme crema hidratante.

Aquí he quitado el palo a medio cepillar para que se vea por donde ya hemos comido madera y donde aún no. Una vez hemos pasado el palo entero, una o más veces hasta dejarlo todo cepillado y plano, tenemos una cara perfecta. El siguiente paso es dejar un canto plano y liso. Giramos el palo 90º y lo pasamos, ¿no? Lo dejaríamos plano, pero no necesariamente a escuadra con la cara ya pasada. Este canto lo pasamos, apoyando la cara ya cepillada en la regla de la mesa, que está a 90º clavados de la mesa.

Ahora, si lo hemos hecho bien, deberíamos tener dos caras perfectamente lisas y planas, y a escuadra entre sí. Comprobamos:

Para tener las otras dos caras bien también, pasamos a otra máquina llamada la regruesadora, o “grueso”. La regruesadora tiene el mismo eje con cuchillas, pero en lugar de dos mesas encima, tiene una sola mesa debajo. Esta mesa está paralela al eje, y además sube y baja.

Entonces, si yo mido el grueso del palo y tengo 36mm (ya hemos comido con la cepilladora 2mm de los 38mm iniciales), y pongo la mesa de la grueso a 34mm del eje, puedo pasar por la mesa el palo, apoyando el lado bueno sobre la mesa, y el eje comerá otros 2mm del lado que aún está rugoso y desigual.

Normalmente estas máquinas tienen una manivela que uno gira y gira y gira y gira un poco más hasta lograr la altura deseada, pero la mía tiene un teclado que le metes la cifra y la mesa se mueve sola, porque soy así de chulo!

Ahora ya tenemos el palo con cuatro caras a escuadra, lisas y planas. Con este palo ya podemos empezar a trabajar. Pero para llegar al palo limpio, con estos procesos hemos perdido 4mm de los 38mm originales. Estos 4mm no son una cifra fija, depende. Cuando el palo viene más recto y limpio, o es de especies que se tuercen menos al secar, se puede quitar menos madera que si el palo está curvado como una patata frita. Si cepillamos piezas más cortas, habrá que quitar menos madera para dejarla bien que si tenemos que dejar los tres metros de palo lisos y planos. Como norma general, podemos perder 4-8mm al cepillar. Con suerte menos, o si el palo es muy largo o es de especies que se tuercen más, habrá que perder algo más. Por eso cuando os doy presupuesto pongo que la mesa es 32mm o 45mm aproximadamente. Siempre se intenta dejar lo más grueso posible, pero es una cosa que no se puede controlar y que varía. La gracia de la madera!

Share
Esta entrada fue publicada en Anécdotas y curiosidades, Muebles a medida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cepillado y grosores madera

  1. Martin Benitti dijo:

    Que facilidad no tener que alinear las cuchillas con la mesa. Tienes una maquinaria exquisita, ¡bien por tí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Para evitar spam, copia esta palabra:

* y pégala aquí para demostrar que eres humano:

2,962 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>