Portalápices

Algunos sabréis ya que el motivo de que lleve tanto tiempo sin fabricar ni anunciar nada es que me dieron un galletón por detrás en el coche y he estado de baja casi dos meses con la espalda para chopped. Ahora estoy bien otra vez, con faja para levantar mucho peso y esas cosas, pero vamos, bien. Mi coche, que tanta madera ha cargado, está en el cielo de los coches.

Empezando ligero, hoy me he hecho un portalápices. Es una tontería, pero tiene historia. Hace ya unos meses, vine a la nave y había varios coches de la guardia civil tres naves más arriba. Me acerqué, y me contaron que habían entrado a robar al centro de transformación de la luz. Estaba la puerta reventada, y habían sacado unos cacharros eléctricos gigantescos, que tenían muchísimo cobre. Ese fue el botín principal, pero vamos, destrozaron el centro de transformación, y hasta que lo pudieron reconstruir, nos tiramos sin luz casi un día entero. El otro día paseando por ahí para orearme , me encontré dos cacharros cerámicos curiosos. Entiendo que son para aislar, y quedaron tirados por ahí durante el robo. Les traje para la nave, di un lavado, y hoy les he hecho un soporte de madera de arce para tenerlo de portalápices. Queda cuco, pero sobre todo me gusta que tienen algo de historia detrás.

Share
Publicado en Anécdotas y curiosidades, Arte en madera, Muebles a medida | Deja un comentario

Mesa de roble macizo y tapa de cristal

Esta mesa está hecha en roble macizo, y es similar a otra que hice hace tiempo. La base de la mesa está formada por cuatro piezas que convergen en el centro con punta de flecha. Como decoración, tiene un círculo de nogal en el centro.

La tapa es de cristal templado de 10mm, y lo más llamativo que tiene la mesa es la unión de pata y base. No deja de ser un ensamble de caja y espiga, como lleva cualquier silla. La diferencia está primero en que normalmente el cajeado se hace en el interior y no es pasante, por lo que tú ves dos piezas unidas de manera invisible. Aquí el cajeado en la base lo hice pasante, y la espiga hasta arriba, de manera que queda visible la espiga. Los puntos y cruces que se ven, son parte de la pata. La otra diferencia es que la espiga en lugar de ser un rectángulo sin más, tiene esa forma de cuatro puntos y dos cruces. El resultado es una unión increíblemente fuerte, pero principalmente su misión es estética. Hacer la espiga con esa forma es muy difícil, y por eso a mí me encanta, porque miro la mesa y sé lo que ha costado hacerla. Es algo absolutamente único.

Me quiero quitar esta mesa rápido porque no ando bien de espacio, por lo que está rebajada de 1800 a 1200€. Aprovechad!

Share
Publicado en Arte en madera, Muebles a medida | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Mega dolly

No sé por qué, pero en inglés, a una tabla con cuatro ruedas para llevar cosas encima se le llama dolly. He tenido y usado bastantes para mover muebles, la verdad es que son fundamentales.

Pero nunca he encontrado un dolly como Dios manda. La primera lacra de la que sufren es que las ruedas son una birria. Esto implica que se rompen, que se deforman, y que como tienen poco diámetro, son incapaces de superar cualquier obstáculo mínimo y se bloquean. Lo otro típico es que la tabla sea demasiado fina y con el peso de cualquier cosa medio grande, se doble o rompa. Por último, no tienen nada antideslizante y a veces empujas el mueble, y en lugar de rodar el dolly, se desliza el mueble sobre la plataforma del dolly. Incluso las he visto en las que un genio ha pegado moqueta, para que los muebles lo tengan aún más fácil para deslizarse y no quedarse pegados al dolly…

Total, que decidí hacerme un par de dollys hardcore. Las ruedas son un pepino, de goma para rodar sobre cualquier superficie, con bastante diámetro para superar obstáculos, y muy fuertes para aguantar el peso de cualquier mueble, electrodoméstico o demás. Además, las plataformas de las ruedas están embutidas en la tabla, que ayuda a que se queden en su sitio en situaciones difíciles, y están atornilladas con unos pedazo de tornillos de rosca métrica sobre tuercas embutidas. Normalmente los dollys tienen las ruedas atornilladas con un tornillo rosca madera, y eso enseguida se arranca ante situaciones peliagudas.

La plataforma es DM de 40mm. El dolly pesa, lo cual es positivo, y tiene un grosor que no lo doblas ni queriendo. Todas las esquinas están redondeadas para facilitar subir los muebles encima, y tiene dos asas para llevarlos cómodamente. Tienen un barniz de suelos muy duro para aguantar humedad y tralla, y pegada lija para que lo que pongas encima no se deslice.

Entre pitos y flautas, han salido por una pasta para lo que son. Pero oye, aguantarán fácilmente 800kg cada una, y deberían ser para toda la vida… Como dolly también es la oveja clonada, le grabé el dibujo para darles una gracia.

Share
Publicado en Anécdotas y curiosidades, Muebles a medida | Etiquetado , | Deja un comentario

Mesa de roble, jatoba y bubinga. Mesa de compacto

Un post con dos mesas a la vez. Primero la más sencilla y luego la chachi.

Aunque esta mesa es sencilla, quería ponerla, porque utiliza tablero compacto, que es algo curioso. Se trata de dos capas de melamina bastante dura, y entre medias papel kraft negro prensado. Es un tablero de semi-exterior, que aguanta la humedad y mojarse, pero tampoco estar al aire libre. Para esto hay otro compacto, pero si este ya es duro, el de exterior es tan duro que lo tienes que pedir cortado de fábrica. Es un tablero que pesa un quintal, y se presta bastante a grabados por el contraste de color que se crea entre el negro del papel kraft  y la melamina, que existe en varios colores. No es de los tableros más baratos, pero por otra parte no hay que cantearlo ni barnizarlo… Precio de la mesa en este enlace.

Ahora otra mesa, de comedor. Está hecha en roble macizo de 52, resultando un sobre (la tapa de la mesa) de 44mm. El tablero está machihembrado, y tiene dos tiras con forma extraña en la superficie para decorar. Las patas son macizas, y al llegar al suelo, apoyan sobre una ficha de jatoba. Las dos patas están unidas por una pieza de bubinga, y la barra central de arriostrado es de roble, unida a la bubinga con cola de milano. Tiene muchísimo trabajo la mesita… Precio en la web.

Share
Publicado en Arte en madera, Muebles a medida | Etiquetado , , , , , , , , , , | 1 comentario

Mesa de trabajo de fresno macizo

Esta mesa de trabajo está realizada en fresno americano FAS (la mayor calidad que establecen los estándares americanos). Tablero y patas tienen un espesor de 42mm, y las baldas 22mm.

Una curiosidad que tiene la mesa es que está montada sin ningún tipo de cola, tornillos o herrajes. Simplemente los ensambles a media madera. El riesgo es que si dejas las uniones con suficiente holgura para que entren fácil, no quedan fuertes. Como esto no se va a desmontar probablemente nunca, dejé las uniones con tan solo 0.2mm de holgura. Tienes que dar unos golpes para meter todo, pero queda totalmente fuerte y estable, no se mueve ni un milímetro ni tiene nada de holgura. Además del tablero, tienes dos baldas en cada pata para poner encima del tablero cosas de uso frecuente, y debajo del tablero cosas que andas cogiendo menos, como discos duros externos, catálogos, la impresora…

El tablero en lugar de estar encolado recto, va machihembrado. Esto además de duplicar la superficie de contacto de cola, hace que la unión sea prácticamente irrompible, porque las uniones varias no están en un único sentido.

La otra particularidad de la mesa es que tiene dos calados para pasar cables, hasta aquí normal.

Pero eso normalmente implica que tienes un buruño de cables que a mí me pone enfermo, o bien en el suelo que lo estás pisando y estorba, o bien en la mesa, que queda horrible y también te quita espacio. Debajo de cada calado hay una balda, a media altura entre el suelo y el tablero, sobre la que puedes organizar todos tus cables y enchufes. Las baldas están unidas al tablero mediante una varilla roscada, que le da un aspecto curioso, y queda muy fuerte, puedes empujar el enchufe fuerte para meterlo en la regleta, que la balda ni se inmuta.

El precio lo tenéis en la web.

Share
Publicado en Arte en madera, Muebles a medida | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Balda para sartenes y utensilios

Esta balda está fabricada en madera de danta/kotibé. Además del espacio de balda, tiene por debajo cuatro barras cromadas para colgar lo que quieras. La balda en sí va fijada a la pared, pero con eso no sería suficiente. Tampoco quería poner escuadras feas metálicas, así que fabriqué estas piezas en roble macizo, que hacen las veces de escuadra, impidiendo que la balda se pueda caer. Están metidas con un buen taco, y ya puedes poner ahí la vajilla completa, que no se va a mover. Es una buena solución para dar fuerza a baldas que tienen que salir de la pared sin más, pero que van a tener peso. Precio en la web.

Share
Publicado en Arte en madera, Muebles a medida | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Mueble bajolavabo en nogal y Hi-macs

Este mueble tiene alguna cosa rara. La encimera es de nogal macizo. Tiene cuatro manos de un acabado mate muy duro que se utiliza en madera que tiene que aguantar tralla. De momento parece que ni los golpes de cepillo de dientes, ni las gotas de agua le afectan.

El toallero está hecho con dos piezas mecanizadas de nogal macizo y con una barra de acero inoxidable.

El lavabo es de Hi-macs (producto parecido al Corian) y está montado bajo encimera. Me gusta más estéticamente este montaje, y además, no se va quedando agua, pasta de dientes y roña alrededor del borde del lavabo. Es más limpio.

Como al cliente no le gusta ver botes por todas partes, pero sin embargo es un poquito metrosexual y tiene bastantes botes, hice estos cajones de jatoba maciza, que también están montados bajo encimera. Ahí cabe de todo. La encimera tiene un rebaje para albergar las tapas de metacrilato blanco.

El mueble solamente tiene patas delante, y va fijado a la pared por detrás. Tanto los cajones de jatoba como el mueble tienen ranuras de ventilación para que no se quede humedad y esté fresco todo. Precio en la web de robleynogal.


Share
Publicado en Arte en madera, Muebles a medida | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Tipos de carpintero/ebanista/artista/artesano

Un “problema” que tengo medianamente a menudo es tratar de explicar qué hago, o cómo me clasifico. Me siento parcialmente identificado con los términos habituales, pero no del todo con ninguno. Suelo decir “trabajo con la madera”.

- Carpintero. Un carpintero es alguien que fabrica e instala elementos funcionales más que decorativos. Puertas, ventanas, suelos, frisos, rodapiés. Además, el carpintero tradicionalmente hace cosas más de batalla. Yo si lo puedo evitar, no hago estos trabajos. Pago gustosamente a un crack de poner puertas para que me las ponga. No le veo ningún atractivo, por lo que no lo he practicado mucho, por lo que no es mi fuerte, por lo que me estresa.

- Ebanista. Bueno, aquí nos vamos acercando más, porque el ebanista hace muebles. Yo hago muebles. Pero no sólo hago eso. Ebanista por otra parte se suele ver como un oficio antiguo, de tipo que trabaja más con las manos que con máquinas, que no hace cosas en serie. Tampoco soy yo así.

- Artista. No me siento muy artista. Procuro hacer cosas artísticas, creo que soy creativo, pero en el sentido de trasladar una imagen intangible y maravillosa en mi mente a un material bruto, ya sea con pinceles, gubias o arcilla, soy un negado.

- Artesano. Al final son asociaciones mentales de cada uno, más o menos acertadas, pero yo un artesano le imagino como una persona con medios más limitados. Que hace unas cosas muy concretas, de una manera concreta, y normalmente piezas pequeñas o sencillas.

- Bricolajero. El que tiene en su garaje un cuarto de herramientas, meticulosamente organizadas (o tremendamente desorganizadas a veces), y dedica sus ratos libres a hacer pequeños proyectos, con los que se tira semanas o meses. Suele ser un apasionado, suele evolucionar y aprender mucho, enorgullecerse de su trabajo, ser esmerado.

- Industrial. Luego está la gente que trabaja la madera (o más bien sus sucedáneos) como un oficio más, igual que podrían haber sido fontaneros, electricistas o canteros. Han heredado el negocio, o empezaron por el motivo X, pero no son apasionados del trabajo que hacen. Sacan piezas como churros, con más o menos esmero, pero sin tanto alma como uno de los anteriores.

No sé, no me siento cómodo en ninguna de las categorías anteriores. Digamos que empecé como un bricolajero, pero soy un poco obsesivo y burro. Cuando llegaba al convencimiento de que necesitaba tal herramienta o máquina para hacer lo que quería bien, no se me pasaba por la cabeza que era cara, que era excesiva, que era injustificable. Sólo pensaba cómo conseguirla. Así pasé de una ingletadora a una combinada sencilla, a máquinas más grandes, y a un control numérico. Ahora que lo pienso, cuando veía atónito vídeos de gente con controles numéricos y máquinas de ensueño, nunca pensaba que jamás las tendría ni que fuera imposible. Así me fui equipando.

En cuanto a mis preferencias, me gusta hacer cosas artísticas, pero me aburro si sólo hago eso. Y como me pongo siempre metas que CASI cuesta creer que sean alcanzables, no podía dedicarme exclusivamente a hacer cuencos y tablas de cortar, así no te haces rico. Ahí era más un artesano que otra cosa. Me gusta el macizo, eso está claro. Con el tiempo y la experiencia he aprendido a no renegar de otros materiales, pero vamos, a mí lo que más me gusta es la madera maciza. Me hace feliz. También prefiero cosas grandes antes que pequeñas. Las máquinas que tengo son más bien para cosas grandes.

Me gusta la idea de introducir la precisión y matemática en el trabajo. Es un reto que me interesa el poner un ensamble o elemento exactamente donde quiero, con precisión de fracciones de milímetro. Esto implica control numérico, claro está. Es un mundo en sí mismo, diferente a cualquier otra manera de trabajar la madera, y fascinante. Pero el control numérico se emplea sobre todo para crear muebles aburridos, de tablero, que fabricas como churros y que podrías haber fabricado tú, Ikea o el que tenga la máquina. Eso tampoco tiene gracia para mí.

En resumen, tengo un poco la mentalidad y pasión de un bricolajero, pero con los medios de una industria. Aunque no me gusta la filosofía mercantilista sin alma de una industria. Utilizo los medios de una industria para idear y fabricar cosas artísticas o artesanas. Me gusta crear muebles gigantes y complejos que encajan a la perfección. Pero que sean de madera de verdad a ser posible. Madera de la que trabajo decenas de especies, a medida, dedicando un buen rato de pensamiento, dibujo y diseño a cada trabajo. Como un bricolajero. Pero luego lo quiero fabricar rápido y preciso para pasar al siguiente, como un industrial.

Quiero pensar que este conjunto de características me da una posición relativamente única, y me permite llegar a clientes que de otra manera lo tendrían complicado. Puedes encontrar un artesano o bricolajero que tenga unas manos estupendas. Pero ese normalmente carece de medios para hacerte el mega mueble moderno preciso y complicado en plazo y forma. Puedes dar con una industria que tenga esos medios, pero normalmente o no tienen tiempo/interés en hacer trabajos únicos, o te cobran un ojo de la cara.

Cada vez me vienen menos e-mails de gente preguntando si instalo suelos o fabrico armarios baratos de tablero plastificado asqueroso. Me vienen más mails de gente pidiendo cosas especiales en macizo, muebles a medida, diseño. También me discuten cada vez menos los precios. En parte porque ven mi web, lo que hago y lo que cuesta, y porque yo también lo empiezo a valorar. Antes me faltaba tiempo para rebajar los precios hasta el punto necesario para asegurar la venta. Ahora pienso las horas que hay que dedicar, las máquinas que hacen falta, el conocimiento que se necesita, y llego a la conclusión de que el que no lo quiera pagar, tiene muchas alternativas. Lo cual no quita que siempre se pueden buscar maneras de abaratar, y que pedir precio es gratis, así que no os cortéis.

Share
Publicado en Anécdotas y curiosidades | Deja un comentario

Mueble bajo en roble y nogal

El cliente vio el mueble que había hecho hace poco en haya y nogal, y quiso algo muy parecido. Con roble en lugar de haya, y pensamos una pata un poco diferente.

En la balda central iba un portátil y se le ocurrió (cuando estaba todo ya diseñado y cortado, claro!) que estaría interesante que esa balda fuera corredera, para que pudiera sacar el portátil y teclear para poner las películas o lo que fuera. Por suerte di con una corredera que era menos ancha que el grosor de la balda, así que la pude integrar sin hacer mucho estrago. La verdad es que es una buena idea.

El mueble se terminó en barniz extra mate, y queda de lujo. Parece que no está barnizado y destaca mucho la veta. Aquí tenéis las fotos, y enlace a la página para ver su precio justo.

Share
Publicado en Arte en madera, Muebles a medida | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Estantería para colgar bolsos y zapatos

La verdad es que es una pena irte comprando bolsos y zapatos chulos y tenerlos guardados en el armario. Se hizo este mueble en roble macizo para tenerlos expuestos y lucirlos como es debido.

Tiene las baldas puestas sobre metopas cromadas y regulables en altura. Cada balda tiene además tuercas embutidas debajo para poder poner y quitar según interese la barra cromada que con ganchos se puede utilizar para colgar los bolsos.

El mueble no tiene trasera porque debía verse lo menos posible para no interrumpir mucho la pared ni quitar protagonismo a los bolsos, y está colgado de la pared sin que se vea ningún herraje. Los frentes tienen un cierto ancho que le da mejor aspecto al mueble y oculta los bordes de las baldas. Precio en la web.

Share
Publicado en Arte en madera, Muebles a medida | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario